Menu
A+ A A-

El alcalde de la Ilustre Municipalidad de Limache, Daniel Morales; junto al director regional del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Rafael Torres; además del gobernador provincial de Marga Marga, César Molina; realizaron un recorrido por la tradicional Hacienda Eastman, cuya casona y terreno, fueron adquiridos por la Administración Comunal, con el fin de su rescate patrimonial.

El objetivo de esta adquisición, es restaurar la edificación, postulando para ello a recursos que posee el Consejo Nacional de la Cultura y Las Artes, donde uno de los más idóneos es el Fondo del Patrimonio.

El alcalde Daniel Morales, señaló que esta inversión municipal que alcanzó los 308 millones de pesos, es muy importante para la historia de la comuna, ya que la conservación de la vivienda igualmente busca convertirla en un gran centro cultural.

“Sabemos de la historia, la naturaleza de esta propiedad, todo lo que sus murallas encierran. Por lo tanto lo que queremos hoy día es, en conjunto, tratar de rescatar este patrimonio arquitectónico que tiene la ciudad de Limache, para poder entregárselo no sólo a la provincia de Marga Marga, sino también a la Región de Valparaíso", precisó el jefe comunal.

Por su parte, el director regional de Cultura, Rafael Torres, invitó al alcalde Morales a que desde la Municipalidad de Limache, se presente una postulación al Fondo de Patrimonio 2013, orientado a la recuperación, restauración e intervención de inmuebles patrimoniales, sean públicos o privados, dañados por el paso del tiempo o la ocurrencia de desastres naturales.

Mientras, el gobernador provincial de Marga Marga César Molina, indicó que la recuperación patrimonial de la Hacienda Eastman, será el tercer hito patrimonial con que contará la provincia de Marga Marga, sumándose al ya recuperado Teatro Pompeya e Iglesia de Los Perales en Quilpué.

La compra de la Hacienda Eastman por parte de la Ilustre Municipalidad de Limache, fue aprobada en sesión del Honorable Concejo Municipal con fecha 12 de junio de 2013, existiendo consenso en los ediles, en el valor histórico y patrimonial que posee dicha propiedad.